Amar y ofrecer la verdad.

Por foro aragón liberal - 25 de Enero, 2008, 22:31, Categoría: General

Es sumamente llamativo el empeño que hoy día ponen muchos en invitar a la desconfianza. Lo hacen utilizando cualquier medio y a cualquier hora, provocando una especie de cortina de humo tras la que se oculta o desfigura lo que en realidad es la esencia de la vida: el amor a la verdad.

La verdad no es un arma arrojadiza; no es un piedra que se lanza para hacer daño, al tiempo que se esconde la mano. La verdad es la manifestación de un deseo de unión a otra u otras personas; es el ofrecimiento de uno mismo, sin reserva alguna, para llevar paz y amor a quienes, por unas u otras razones, están apresados por la desconfianza, a los que dudan de todo lo que les rodea, a los que han perdido la fe en la palabra y en la actuación de otras personas, a los que se sientes hastiados de un sistema de vida en el que la mentira es de uso fácil.

No se debe perder el tiempo, es necesario reaccionar ante esa situación que conduce a la insatisfacción, a la falta de confianza en todo lo que se ofrece, a la duda como principio en la relación humana. El hombre se siente rechazado de forma sistemática, casi como un medio de autodefensa que se emplea por aquellos a los que se quiere hacer llegar el amor de la verdad. Ese amor que no pide nada a cambio; que sólo busca y desea la paz del alma.

Id a todo el mundo para que la verdad sea conocida, sin exclusión alguna de personas. Esa es la labor que a todo hombre de bien corresponde siempre; en cualquier lugar que se encuentre y cualquiera que sea el trabajo u ocupación a la que se dedique. El hombre debe actuar siempre en verdad; no sólo a ratos. Tanto si habla en público para mucha gente, como si lo hace en la intimidad de una conversación personal o cuando trabaja a solas o lo hace cara al público. La verdad debe estar presente en la soledad del laboratorio del científico y en la tribuna del profesor; en cualquier acción que se lleve a cabo por el hombre.

Buscar y compartir el amor a la verdad; el de la que hace que el hombre sea libre y pueda ejercer, plenamente, el derecho a vivir la propia religiosidad en cualquier situación, sin excluir el ámbito público. ¿Por qué se ha de limitar ese derecho de lo más profundo y genuino de su ser?.

Ese hombre corriente que se esfuerza en vivir con caridad cristiana el trato humano con los demás componentes de la sociedad, no debe ser violentado por nadie sino atendido con esmero. Él ama a los demás, a todos, y ofrece el amor a la verdad; ¿por qué se le ha de tratar mal?.

El hombre es protagonista de su propia vida en el tiempo que le ha correspondido vivir. Las circunstancias serán unas u otras, pero el mandato recibido es siempre el mismo: amar a todo el mundo y manifestar a toda persona la profunda fortaleza del amor a la verdad.

Manuel de la Hera Pacheco.- 25.Enero.2008

El Blog

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog