24 de Enero, 2008

Aborto y corrupción.

Por foro aragón liberal - 24 de Enero, 2008, 18:31, Categoría: General

Cuando la sociedad se lleva las manos a la cabeza porque a niños de hasta seis, siete y ocho meses de gestación han sido triturados en clínica abortista de Barcelona  y echados al desagüe para que no quede señal; mientras una clínica madrileña (la Isadora) ha sido intervenida por hallar la Guardia Civil cadáveres de fetos grandes ( niños en gestación) junto a contenedores de basura; mientras varios abortorios de Madrid y de Barcelona son cerrados e investigados por la justicia por supuesto incumplimiento de la ley, a mí me llama la atención que el ministro de Sanidad haya salido en televisión junto a personal de clínicas abortivas. S¿ Se respetan aquí los derechos humanos? El aborto, en cualquiera de las fases de evolución del embrión o feto, es un grave atentado contra ellos. ¿ Quién podrá  decir, contra el sentido común, la  ciencia y la evidencia,  que un feto no es humano? Yo, que soy madre, supe, desde el principio y en cada uno de mis embarazos,   que era un niño lo que se movía dentro de mí, y me emocioné al escuchar los latidos de su pequeño corazón.  Por nada del mundo le hubiera hecho daño. Si al impulso del aborto por la autoridad política, sigue la aceptación del crimen del aborto por la sociedad, es que nos movemos en un ambiente de corrupción tal, que hemos perdido el buen gusto y el olfato. No, yo no pienso votar a quienes sean   tolerantes con el aborto. Se mata con cuchillos…, con firmas, con votos. Quiero que mis manos estén limpias delante de Dios y ante los hombres. No es razonable este dicho de las abortistas: "nosotros parimos, nostras decidimos". El hijo nace de la madre pero no es la madre ni una cosa de su propiedad, ni antes ni después del nacimiento.  La madre tiene una obligación: velar por la salud de su hijo  antes de que  nazca,  y por su salud y educación, después. Si no tiene entrañas, que no  engendre, y, si por la circunstancia que fuere, una mujer se encuentra   con un embarazo inesperado, que lo dé en adopción.  Hablo como madre y mujer que soy.

Parece mentira que tenga que ser la sociedad civil quien se encargue de defender la vida (Centro Tomás Moro, Hazteoir.org, Foro de la Familia, Asociaciones pro-vida, etc.), mientras el poder político parece que se encoge de hombros o mira hacia otro lado o apoya o arropa a los que "supuestamente", o quizá no tan supuestamente,   han delinquido.

 

Keka Lorenzo de Astorga

 

Siguen en sus trece.

Por foro aragón liberal - 24 de Enero, 2008, 14:57, Categoría: General

El catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III y defensor a ultranza de "Educación para la Ciudadanía", Gregorio Peces-Barba, ha vuelto a afirmar que el "matrimonio" homosexual es "una ley" y deberá estar incluido en el programa de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Como si todo lo legal fuera moral.

 

Según Peces-Barba, que parece haber perdido toda referencia moral a pesar de su vieja adscripción cristiana, la objeción de conciencia "no es una dimensión de la voluntad de los ciudadanos, ni basta con que uno la declare" y se preguntó falazmente: "¿Qué sociedad podría resistir si unos obedecen y otros deciden no hacerlo?" Por ello, declaró que le parece "poco probable" que el Tribunal Constitucional resuelva a favor de los padres que se han acogido a la objeción de conciencia por lo que sus hijos "no podrán graduarse sino cursan Educación para la Ciudadanía". Peces-Barba sigue en sus trece.

 

Jaume Catalán Díaz

¡Viva la familia!

Por foro aragón liberal - 24 de Enero, 2008, 12:09, Categoría: General

Con motivo de la Jornada por la Familia en Madrid el pasado 30 de Diciembre, leí: "La familia es una de las formas permanentes de la vida humana, cimiento de la sociedad, crisol donde se forjan las líneas maestras del carácter, lugar de las relaciones sexuales plenas y de la realización espiritual de la pareja. La familia es una forma consustancial de la vida humana."  Y que con motivo de la Jornada que tendrá lugar en Barcelona el próximo domingo me ha parecido conveniente recordarlo. Precisamente por eso, por ser un espacio que posibilita el crecer en libertad, en valores sólidos, en espíritu crítico, se intenta debilitarla desde diversos frentes y con distintas armas. Hay varios síntomas de una enfermedad maligna que amenaza a toda una sociedad; más aún, a toda una civilización, famélica de valores éticos, que se bambolea sobre cimientos carcomidos por un subjetivismo relativista que prolifera en toda suerte de sutiles y agresivas especies.

 

Pero, a pesar de los agoreros, la familia superará esta crisis, está superándola ya, dos millones en la concentración de Madrid es un hecho, porque la historia nos enseña que siempre renace de sus cenizas, que es la institución que ha sobrevivido al mayor número dé calamidades posibles. Cuando no queden ni los ecos de las voces que anuncian su destrucción, la familia seguirá intentando hacer personas libres de los niños que trajo al mundo.

 

El progreso no es tal si va contra la familia. Todo lo contrario, es el puesto qué ocupa la familia en un programa o proyecto lo que autoriza a éste a darse tal calificativo. Lo contrario es demagogia, intolerancia y fundamentalismo sin fundamento.

 

Valentín Abelenda Carrillo

El aborto visto por una empleada de abortorio.

Por foro aragón liberal - 24 de Enero, 2008, 12:08, Categoría: General

¿ Creemos que el personal sanitario de las mal llamadas clínicas que realizan abortos (abortorios), tienen sentimientos positivos hacia la madre que aborta?¿ Sabemos en qué consiste un aborto? ¿ Lo saben los políticos que lo promueven, lo consienten o lo votan?¿ Por qué en las clínicas abortivas no se da información a las madres que allí acuden a abortar? "El aborto es un homicidio", como claramente dice Giuliano Ferrara , director del diario Il Foglio. Ferrara es ateo, excomunista y ha sido abortista; pero ahora pide  que la moratoria de las Naciones Unidas para la aplicación de la pena de muerte se aplique también al aborto. El aborto sólo puede practicarse desde la ceguera de una ideología o desde la ignorancia (algunos nunca han mirado el cadáver del niño) o desde una ambición desmedida que embrutece el corazón del hombre. Hay confesiones escalofriantes de empleados de "abortorios" de Estados Unidos. Uno de ellos es Judith Fetrow, quien afirma: "Es difícil trabajar practicando abortos durante un tiempo y creer que es un procedimiento seguro. Aún con los mejores médicos los abortos tienen muchas complicaciones menores y a veces mayores. Yo observé al Dr. William Pierd perforarle el útero a una mujer y después mentir acerca de la gravedad de la perforación. La complicación más horrible que presencié fue la de una mujer que dejó de respirar durante el aborto. El Dr. Michael Sussman salió del salón cuando acabó. A pesar de que le dije que la clienta no respiraba, me dejó sola con ella. Cuando regresó el médico, ni siquiera siguió el procedimiento indicado para esa situación. Fue un milagro que la mujer no muriera (…) Aunque se puede impedir que los empleados vean los cuerpos despedazados de los bebés, no hay vacuna para hacerlos inmunes al olor de sangre, que penetra la clínica los días de matanza. Generalmente hay un empleado encargado de los bebés. Ninguno de la Federación de Planificación de la Familia de los Estados Unidos o PPFA (Planned Parenthood Federation of America) quería ese puesto(...) Empecé a preguntarme si de veras estábamos cuidando a esas mujeres o si sólo estábamos trabajando en un negocio más, sólo por interés. La empleada común de una clínica no sabe que hay demandas judiciales contra la clínica donde ella trabaja. La Federación de Planificación de la Familia de los Estados Unidos o PPFA (Planned Parenthood Federation of America), no quiere que se hablen de complicaciones ni de errores. Sus empleados no tienen información sobre las lesiones y las muertes [de mujeres] que ocurren en las clínicas afiliadas. (…) ¿Quieren saber la verdad? Nunca las vi [a las que venían a practicarse el aborto] como mujeres. Para mí, si ellas eran tan estúpidas como para creer nuestras mentiras, entonces merecían exactamente lo que íbamos a darles. Y ése era el modo en que yo trataba a todas y a cada una de ellas (...) "En nuestras clínicas a nuestros médicos no les importan sus pacientes, eso es común en todo el país... Los ginecólogos que trabajaban en su práctica privada y que también venían a nuestra clínica, si alguna de sus pacientes tenía algún problema después, me llamaban a mí. Eso es común... No soy médico, ni estoy entrenada para evaluar problemas como la hemorragia post quirúrgica, etc. No tengo la capacidad de poder diagnosticar y dar el tratamiento, pero se me requerían ambas cosas y las hice durante tres años. Cuando me llamaban después del trabajo y decían: 'Tengo hemorragia, ¿qué hago?' Ese era mi problema, no el del médico. Yo era la persona de guardia, yo era quien recetaba los medicamentos(…) Teníamos un desmenuzador de papeles en mi oficina para ese propósito, de modo que si el fiscal viniera al día siguiente, no iba a encontrar ningún informe (…)Imagínense que...como sabíamos que podíamos controlar la conversación...le decía a ella [la clienta]: 'yo me preocupo por usted, tengo las cosas bajo control, soy adulta y he hecho esto anteriormente, yo soy la respuesta a su problema, no importa lo que sea'. Era como estar vendiendo. Yo era un instrumento de ventas (…) Como pueden ver, es un proceso que sucedió y que les sucede a otras personas que trabajan en la industria, no importa cuál sea su posición. Lo que motiva y maneja la industria es el dinero. Pero existe este secreto del cual nadie habla, y que consiste en que tengamos que fingir y presentar una imagen de que nos preocupamos por alguien, porque si la gente de veras nos viera como somos y pudiera ver nuestros corazones, el aborto no tendría el nivel de respeto que parece tener en...este país en general (…) Ustedes pueden oír que los medios de comunicación dicen que nos preocupamos por las mujeres. Que estamos luchando por el derecho de las mujeres, por el derecho de poder escoger el aborto. Y esto suena tan maravilloso. Y el público de los Estados Unidos se ha creído ese paquete de mentiras. Detrás de puertas cerradas acostumbrábamos a bromear acerca del término 'pro opción' [= a favor del aborto]. En nuestra clínica la única opción era que la clínica consiguiera su negocio. No había otra opción".

Josefa Morales

El progresismo no puede ser otra cosa que abortista.

Por foro aragón liberal - 24 de Enero, 2008, 11:49, Categoría: General

Los últimos días han sido testigos de la reaparición de un debate que algunos daban ya por zanjado: el del aborto. Las salvajadas que todos han estado tapando durante años saltaron a la luz pública gracias a un reportaje de una televisión danesa que dio pie a que la asociación E-Cristians interpusiera una querella contra los centros abortistas del Dr. Morín. Una juez valiente, que ha preferido no mirar hacia otro lado, ha destapado un horror que estaba entre nosotros pero no queríamos ver.
 

El debate sobre el aborto ha retomado muchos de los antiguos argumentos, aunque esta vez el horror de las fotos y los vídeos están influendo lo suyo en una sociedad reacia a la argumentación y con la sensibilidad a flor de piel, y por ello y por desgracia poco constante en sus posturas. Quiero detenerme en una de las afirmaciones más tópicas, con la que he vuelto a encontrarme en un artículo de Miguel Delibes publicado hace cosa de un mes en ABC y titulado "Aborto libre y progresismo".

 

Allí, Delibes, después de manifestarse contrario al aborto, se preguntaba cómo se puede ser progresista y al mismo tiempo estar a favor de aquél. A su juicio, se trata de una posición contradictoria. La clave de la cuestión estriba en lo que Delibes entiende por progresista. Veamos qué escribe al respecto:

Antaño, el progresismo respondía a un esquema muy simple: apoyar al débil, pacifismo y no violencia. Años después, el progresista añadió a este credo la defensa de la Naturaleza. Para el progresista, el débil era el obrero frente al patrono, el niño frente al adulto, el negro frente al blanco. Había que tomar partido por ellos. Para el progresista eran recusables la guerra, la energía nuclear, la pena de muerte, cualquier forma de violencia. En consecuencia, había que oponerse a la carrera de armamentos, a la bomba atómica y al patíbulo. El ideario progresista estaba claro y resultaba bastante sugestivo seguirlo. La vida era lo primero, lo que procedía era procurar mejorar su calidad para los desheredados e indefensos. Había, pues, tarea por delante.

 

Si el progresismo consiste en defender a los indefensos, como sugiere Delibes, no ser progresista equivale a ser un canalla, y entonces el progresista aparece como una especie de caballero andante. Con estas reglas es imposible que el progre pierda el partido.

 

Esto me recuerda a la definición de comunismo que hacían, y hacen, los  compañeros de viaje: se trata de la lucha por la libertad y la dignidad de los más desfavorecidos. Está claro que, si aceptamos esa definición, ser anticomunista equivale ser un monstruo que quiere perpetuar la explotación y la esclavitud. De poco servirá aludir al Gulag y a los millones de muertes causadas por el delirio comunista, pues serán consideradas desviaciones del gran ideal. Pero el caso es que ni el comunismo ha sido nunca la defensa de los más desfavorecidos ni el progresismo ha consistido jamás en la defensa de los indefensos. Sólo la propaganda más cínica ha podido hacernos creer esto, contra todas las evidencias.

 

Las palabras son importantes, y deformar su significado es uno de los grandes peligros a que nos enfrentamos. El progresismo, como explica Alain Finkielkraut en Nosotros, los modernos, es esa ideología que afirma que la humanidad debe emanciparse, hacer tabla rasa del pasado. Los hombres deben liberarse de los lazos familiares, romper con las tradiciones de su entorno y, finalmente, arrojar lejos de sí a quien les impide su pleno desarrollo autónomo: Dios. Si en este proceso deben pisotear los derechos más sagrados, si deben masacrar a los más indefensos, les trae sin cuidado.

 

El progreso de la humanidad no puede detenerse ante una injusticia concreta. Es por ello que Ikonnikov, personaje de la novela Vida y destino, de Vassili Grossman, advierte que, cuando se sostiene el discurso del progreso benéfico de la humanidad, "los niños y los viejos perecen, la sangre corre a raudales". Sangre también de niños no nacidos que creían estar seguros en el vientre de sus madres.

 

Con todos mis respetos, señor Delibes: el progresismo no puede ser otra cosa que abortista, dado que contempla el aborto como un paso más, por doloroso que sea, hacia la emancipación respecto de nuestra naturaleza, un avance en nuestra autonomía, para que podamos decidir por nosotros mismos, sin límite alguno, acerca de lo que nos afecta. El niño muerto será, todo lo más, un efecto colateral, insignificante, del avance del Progreso.

 

Lo de defender a los indefensos es otra cosa, y yo también me apunto.



Publicado por Jorge Soley Climent en www.libertaddigital.com

El Blog

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog