Los centros de salud se atrincheran con vigilantes jurados.

Por Levante Liberal - 17 de Noviembre, 2007, 12:38, Categoría: General

El pasado lunes, responsables del departamento de salud del Baix Vinalopó y del Ayuntamiento de Crevillent alcanzaron un acuerdo para incrementar la seguridad en el centro de salud del municipio. Esta medida se ha llevado a cabo tras las denuncias hechas públicas por el personal sanitario sobre las amenazas que están recibiendo por parte de algunos usuarios.

Los hechos se remontan al pasado mes abril cuando una médica anunció que abandonaba su puesto cansada de las intimidaciones de las que era objeto. Pero éste no ha sido el último incidente y ahora se ha decidido reforzar la vigilancia durante las horas de urgencias, aunque "ésta nunca será la solución", asegura el delegado del Sindicato Médico, Carlos Lozano.

Este es uno de los centro sanitario que ha comenzado a mejorar sus medidas de seguridad, reforzando la figura del vigilante para persuadir a los pacientes considerados conflictivos durante las guardias médicas, uno de los momentos donde hay mayor presión asistencial.

El pasado verano, por ejemplo, el departamento de Elda puso en marcha una central de control de vigilancia con la instalación de cámaras de seguridad tanto en los centros de salud como en el hospital para evitar cualquier incidente. Sin embargo, los sindicatos consideran que estas medidas son insuficientes para atajar la conflictividad que está registrando. Y es que, según explican, estos incidentes "ocurren con mas frecuencia de lo que la gente se piensa. No estamos exagerando", señala el presidente del Sindicato Médico, Pedro Mas.

De hecho, los trabajadores están empapelando los centros sanitarios con sentencias judiciales que están ganando por amenazas o agresiones físicas/psíquicas para que los usuarios puedan comprobar que no saldrán indemnes de estos actos.

Según los datos de CC.OO., extraídos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más del 50% de los profesionales de la sanidad ha sufrido algún tipo de agresión y, al menos, el 4% ha sido agredido físicamente.

A falta de cifras concretas sobre la provincia, un informe de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (Cesm) añade que uno de cada 25 pacientes de los centros de salud son potencialmente violentos, pudiéndose producir amenazas en una de cada 500 consultas.

Miedo a denunciar
Estas estadísticas deben ser actualizadas ya que son pocos los trabajadores que se atreven a denunciar por miedo al agresor y por temor la represalias. "Es normal esta actitud. El trabajador siempre piensa que se va a meter en un lío", apunta el doctor Lozano.

A su juicio, es necesario que la Conselleria de Sanidad empiece a actuar de oficio en todos estos casos para que el ciudadano "se dé cuenta de que no es gratis meterse con sus empleados". Esta actuación debería ir acompañada de una campaña de concienciación y de otras medidas como, por ejemplo, crear salas de espera evitando las aglomeraciones de usuarios. Y es que "para un paciente su enfermedad siempre será la más grave, aunque el médico no lo valore así", señala Mas, quien añade que una vez que el paciente está ingresado las probabilidades de que un sanitario reciba una amenaza o agresión ya son mínimas.

Por su parte, desde CC. OO. exigieron ayer a Sanidad un Plan de Prevención de Agresiones como ya existe en Andalucía, Madrid o País Vasco donde se incluyan mejoras en el acceso del sistema sanitario para evitar la masificación y las listas de espera, protocolos de actuación ante una agresión y campañas de concienciación y adecuación de infraestructuras, entre otras medidas.

Las Provincias

El Blog

Calendario

     Noviembre 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog